Blog

Standard

Aumenta importación de acero mexicano en Estados Unidos

 

Pese al aumento arancelario del 25% a importaciones de acero, Estados Unidos ha importado más de este metal a México, informó el Departamento de Comercio del país vecino del norte.

El incremento en envíos de acero mexicano es de 12.1% en estos primeros seis meses del año 2018, sumando 513 millones de dólares, que significa un repunte de 22.6 por ciento.

Por otra parte, el Departamento añadió que las importaciones de Estados Unidos de productos de acero disminuyeron en un 9.3 por ciento en términos anuales.

Los precios de las importaciones hechas por la administración de Donald Trump se han mantenido estables durante el mes de julio, motivado al incremento de los costos de combustibles y contrarrestado por la debilidad de los precios en otros productos.

Los analistas explican que la inflación ha sido contenida debido a la fortaleza del dólar.

Durante estos 12 meses pasados, hasta julio, los precios a importaciones han aumentado en 4.8 por ciento, que representa el mayor incremento registrado desde febrero de 2012, tras subir un 4.7 por ciento interanual en junio.

El comercio entre México y Estados Unidos superó los 550 mil millones de dólares. Estados Unidos exporta casi el 16 por ciento de sus productos a México, quien a su vez, es su segundo mayor comprador  solo después de Canadá.

Entre los artículos que exporta México a Estados Unidos están los automóviles, pantallas planas y maquinaria. Y México recibe del norte productos agrícolas como maíz amarillo y manzanas, maquinaria, productos electrónicos, auto partes y plásticos, entre otros.

 

Standard

Autoriza EEUU alza arancelaria del 25% a importaciones de China

 

Será este próximo 23 de agosto cuando entre en vigor el alza arancelaria del 25% sobre un total de 50,000 millones de dólares de productos importados de China, según informó el Departamento de Comercio estadounidense.

La decisión ya había sido anticipada por el gobierno de Donald Trump debido a las preocupaciones expresadas por los empresarios afectados, debido a la disputa que busca reducir el déficit comercial estadounidense con China, que alcanza los 335,000 millones de dólares.

Con esta medida un total de 279 productos se verán afectados como consecuencia de esta respuesta a “prácticas comerciales desleales en China, como las transferencias forzosas de tecnología y los derechos de propiedad intelectual”, señaló la dependencia de comercio norteamericana.

Ambas naciones han continuado la disputa comercial intercambiado amenazas entre sí. La Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, calificó a las acciones, políticas y prácticas comerciales de China como poco razonables y discriminatorias que cargan al comercio estadounidense.

Estados Unidos insiste en que China se beneficia de políticas y subsidios injustos, pero sobre todo, acusa al gigante asiático del robo del conocimiento tecnológico estadounidense, además de coartar a las compañías estadounidenses de explotar licencias.

También denuncia “intrusiones cibernéticas en las redes informáticas comerciales de Estados Unidos para obtener acceso no autorizado a información comercial importante”.

Pekín ha pedido al gobierno de Donald Trump que sea razonable, pero resolvió la postura de Estados Unidos advirtiendo que impondría aranceles sobre otros 60,000 millones de dólares en bienes importados de Norteamérica, una amenaza que para la Casa Blanca es “débil”.

 

Standard

Insiste Trump en duplicar aranceles a importaciones de China

 

Los productos chinos valorados en 200,000 millones de dólares, pasarán del 10% previsto a un 25%.

El presidente estadounidense, Donald Trump, sigue presionando a Pekín con la propuesta de duplicar los aranceles a productos chinos valorados en 200,000 millones de dólares, pasando del 10% previsto a un 25%.

Un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos, que pidió permanecer en el anonimato, explicó en una llamada con periodistas que el presidente Trump ha solicitado a Robert Lighthizer, cabeza de Comercio Exterior, que considere  incrementar el nivel propuesto para estos aranceles hasta un 25%.

Estos aranceles se aplicarán por primera vez a un gran número de bienes de consumo, incluyendo muebles, lámparas, alimentos y ordenadores.

En un comunicado, Lighthizer explicó que la administración de Trump “continúa instando a China a detener sus prácticas desleales, abrir su mercado y participar en una verdadera competencia de mercado”. “Hemos sido muy claros sobre los cambios específicos que China debería emprender. Lamentablemente, en lugar de cambiar su comportamiento dañino, China ha tomado represalias ilegales contra trabajadores, granjeros, rancheros y empresas de Estados Unidos”, dijo el responsable de Comercio Exterior.

La USTR analizará durante las próximas semanas esta propuesta hecha por el mandatario estadounidense y hasta el 5 de septiembre, consultarán a empresas estadounidenses para conocer su opinión sobre estas sanciones comerciales. Al terminar este periodo, la Oficina de Comercio Exterior estadounidense realizará una valoración final para anunciar una resolución al aumento arancelario propuesto por el presidente de Estados Unidos.

En algunos medios de comunicación estadounidenses se ha relacionado la propuesta arancelaria con una fuerte caída en el valor de la moneda china, sin embargo, para Lighthizer, el posible aumento del 25% a los gravámenes “tiene la intención de proporcionar al gobierno estadounidense opciones adicionales para alentar a China a cambiar sus políticas y conductas perjudiciales y adaptar políticas que conduzcan a mercados y prosperidad más justos”.

Ante esta intención de Trump de duplicar los aranceles a sus productos, el gobierno chino declaró que el chantaje y la presión que EEUU intenta ejercer sobre sus exportaciones “no van a funcionar”. “Si toman medidas que empeoren la situación, nosotros tomaremos con toda seguridad contramedidas para mantener nuestros legítimos derechos e intereses”, resaltó ayer en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang.

El funcionario chino añadió que “el diálogo debería basarse en la confianza mutua y la igualdad, estableciendo reglas y credibilidad, porque las amenazas unilaterales y la presión solo serán contraproducentes”.

La comunicación entre Washington y Pekín ha sido ríspida desde que se han impuesto aranceles recíprocamente. Por ello, la fuente anónima de Estados Unidos, no dio más detalles, pero comentó que están analizando si deben realizar o no nuevas negociaciones con China.

 

Standard

Pagan caro guerra comercial en Estados Unidos

 

Empresas estadounidenses suben de precios a varios productos de diferentes sectores; guerra comercial originada por Trump continúa, sufren los consumidores.

Las bebidas gaseosas, los automóviles y hasta los blocks de notas adhesivas son más costosos y los consumidores comienzan a ver las consecuencias de la guerra comercial de Donald Trump.

Un gran número de empresas de Estados Unidos pretenden proteger sus márgenes frente a la alza de precios del acero y aluminio, que por consecuencia aumentó los costos de fabricación de sus productos.

“Claramente es perturbador para nosotros. Es perturbador para nuestros clientes” pero es “necesario” justificó James Quincy, director ejecutivo de Coca-Cola, que aumentó sus precios al inicio del mes, después de que entraron en vigor los nuevos aranceles de 25% y 10% en las importaciones de acero y aluminio, impuestos por el presidente Donald Trump.

Aumento de precios

Los aranceles “son una de las razones que nos impulsaron a mediados del año a anunciar un alza de precios”, se defendió el ejecutivo.

Esos aranceles, aunados a los gravámenes a la alza que como represalia respondieron China, la Unión Europea, Canadá y México, afectan el embotellado de plástico y resina y el transporte.

“A corto plazo va a haber cierto impacto para los consumidores”, advirtió por su parte Deborah Thomas, directora financiera de Hasbro.

Hasbro, dueña de Scrabble y Trivial Pursuit entre otros juegos, está en pláticas con sus proveedores y distribuidores cobre el aumento de precios que podría impactar a los consumidores durante la temporada navideña.

En marzo, Wilbur Ross, secretario de Comercio, había asegurado que los consumidores no sufrirían la entrada en vigor del gravamen al aluminio.

Déficit

Los nuevos aranceles afectan a las empresas en dos vertientes: aumentan los costos de las materias primas y los materiales importados, e incrementan los costos para el consumidor final en los mercados de exportación.

Los derechos de aduana se dan en un momento en que el dólar está muy fuerte y obstaculiza a las empresas sus exportaciones y la caída de monedas de mercados emergentes (real brasileño, peso argentino, etc.), que reduce los beneficios para estas regiones.

Para las grandes automotrices de Detroit (General Motors, Ford, Fiat Chrysler) las cosas no pintan nada bien, pues van a la baja sus expectativas de este 2018 debido a la guerra comercial y los nuevos aranceles. Es la peor sesión bursátil de sus acciones desde la bancarrota de GM y de Fiat Chrysler en 2009.

Chuck Stevens, director financiero de GM, calculó el alza de los componentes del automóvil (aluminio y acero) en más de mil millones de dólares en 2018. Anadió que van a recuperar ese déficit aumentando los precios, pues es una de las pocas formas que el constructor tiene para seguir siendo “competitivo”.

Menos beneficios

Los consumidores que pretendan comprar un auto deben considerar bien su presupuesto, pues Chevrolet Silverado o GMC, vana a subir sus precios.

Las medidas proteccionistas estadounidenses y las represalias de ciertos países protegen a muy pocos sectores y causan daños en zonas rurales del país.

Debido a esto, el gobierno de Donald Trump, anunció la semana pasada un plan de emergencia para brindar apoyos por 12,000 millones de dólares a agricultores afectados por las medidas de represalia chinas.

Los golpeados por las medidas arancelarias impuestas por la Unión Europea son los productores de Whisky, de bourbon, y el fabricante de motocicletas Harley Davidson.

La guerra comercial podría reducir en 15% los beneficios de 500 de las mayores empresas estadounidenses, según un estudio de Goldman Sachs.

 

Standard

Estados Unidos ayudará a agricultores afectados por aranceles

 

Pese a que el Gobierno de Donald Trump ha anunciado el apoyo, el sector de la soya podría ser el de mayor dimensión afectado por los programas.

Estados Unidos anunció el pasado martes un plan de asistencia por 12,000 millones de dólares para los agricultores afectados por las disputas arancelarias del presidente Donald Trump con China y otras naciones.

El plan se concentrará más en productores de soya y otros del centro norte de Estados Unidos afectados por la imposición de aranceles por parte de otros países.

La asistencia directa a los agricultores, las compras de cosechas excedentes y fomento comercial para abrir nuevos mercados son parte del plan de ayuda, según dijo el Departamento de Agricultura. Sin necesidad del aval del Congreso, se pondría en marcha mediante la Corporación de Crédito a Productos Básicos, una extensión del departamento relacionada con precios agrícolas.

“Esta es una solución a corto plazo que dará al presidente Trump y su gobierno tiempo para trabajar en acuerdos comerciales de largo plazo”, dijo el secretario de Agricultura, Sonny Perdue.

Funcionarios informaron que los pagos se proporcionarán de manera directa a los productores de soya, sorgo, maíz, trigo, algodón y lácteos además de porcicultores. Mientras que los alimentos comprados podrían incluir algunos tipos de frutas, nueces, arroz, leguminosas, lácteos y carne de res y de cerdo.

En Kansas City, Donald Trump dijo en la convención de Veteranos de Guerras que intenta renegociar los acuerdos comerciales que considera han afectado considerablemente a los trabajadores estadounidenses, y solicitó paciencia para remediarlo.

“Estamos logrando avances tremendos…no quieren esos aranceles sobre ellos”, aseguró Trump. “Estamos abriendo mercados. Estén pendientes ante lo que va a suceder, tengan un poco de paciencia”, continuó.

Funcionarios del sector agrícola estimaron que los pagos podrán ser  calculados una vez que los productores levanten las cosechas. Brad Karmen, administrador adjunto del Departamento de Agricultura, destacó que la cosecha de trigo está en marcha y que por lo tanto algunos productores podrían recibir sus apoyos antes que otros.

Horas antes, el mismo día martes, Trump se pronunció contento por el cobro de aranceles contra socios comerciales de Estados Unidos. Por ahora se prepara para negociar con funcionarios europeos en la Casa Blanca.

Recientemente Trump impuso aranceles a importaciones provenientes de China por 34,000 millones de dólares, en medio de la disputa sobre las políticas de Beijing hacia empresas tecnológicas extranjeras. Esta acción recibió como respuesta por parte del gigante asiático, alza de aranceles a la soya y carne de cerdo, lo que afectó a los productores del centro norte de Estados Unidos, una región que apoyó a Trump en las urnas en 2016.

Como contra ataque a esta medida de China, Trump amenazó con aumentar los impuestos a importaciones procedentes de ese país a 500,000 millones de dólares, en una guerra comercial que parece recrudecer.

Pese al plan de ayuda de Trump a los productores agrícolas estadounidenses, el senador republicano Charles Grassley, de Iowa, dijo que el plan de asistencia era alentador a corto plazo, pero que los productores del campo necesitan mercados y oportunidad, no dádivas del gobierno.

 

1 2 3 4 5 6 7 10