Blog

Standard

México será exigente sobre e-commerce en renegociación

En la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la Secretaría de Economía parece mostrar una postura dura en cuanto a comercio electrónico se refiere y en específico los niveles de ‘minimis’, que Estados Unidos buscar elevar.

En EU, cuando se hace una compra por internet de un producto extranjero se puede adquirir dicho bien sin pagar arancel hasta por un monto máximo de 800 dólares. En tanto que en México es de 50 dólares y en Canadá es de menos de 20 dólares.

A este tope que marca el punto máximo para evitar el pago de impuestos se les llama ‘nivel de minimis’ y Estados Unidos busca elevarlo.

 

“En el tema de ‘minimis’ tenemos un nivel previsto en la ley de 50 dólares que está muy alejado de las pretensiones que quiere Estados Unidos. Ese tema también salió en el (Acuerdo) Transpacífico y en su momento no hubo acuerdo y cada país se mantuvo con su nivel, entonces, para nosotros el punto de salida es ese, yo tengo mi nivel, y es mi nivel y es lo que hay” dijo el subsecretario de comercio exterior, Juan Carlos Baker, luego de su participación en el congreso del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior Inversión y Tecnología (COMCE). 

Al ser cuestionado si México no se moverá del tope de los 50 dólares, el subsecretario respondió que esa era la postura que mantenían ya que estaba en la ley mexicana.

Los detractores de la propuesta estadounidense de elevar el nivel de ‘minimis’, como Mercado Libre, advierten que si México cede en ese punto, entonces las Pymes mexicanas se verían seriamente afectadas ya que se podría ver un incremento considerable en la entrada de productos de otros países fuera de la región a través de Estados Unidos.

Además, consideran que abrir esta puerta sería perjudicial para las empresas mexicanas y canadienses pues se les pondría a competir con sus pares de EU, donde el mercado es mucho mayor y lo que les permite a esas compañías vender productos a menor precio puesto que al tener una base más grande de posibles compradores pueden ganar menos por cada pieza.

Sin embargo, esto podría llegar a beneficiar al consumidor final, que tendría una vitrina mucha más grande para poder comprar diversos productos de consumo final como electrónicos y ropa.

MÉXICO MARCARÁ PAUTA EN COMERCIO MUNDIAL

En la negociación para modernizar el TLCAN, México se encuentra ante la oportunidad de marcar la pauta en los esquemas multilaterales de comercio, estimó Baker durante su intervención en el congreso del COMCE.

“El futuro del esquema comercial multilateral va a pasar por México”, dijo Baker ante decenas de empresarios.

Ello, debido a que, como en la década de los 90 cuando se diseñó el TLCAN, el acuerdo innovó en el plano mundial al romper varios paradigmas como que se haya realizado entre una nación desarrollada y otra en vías de desarrollo, o que el tratado fue más allá de la eliminación de aranceles en mercancías al incluir solución de controversias o algunos temas en propiedad intelectual.

Y debido a que México se encuentra comercialmente activo en diferentes zonas del mundo como América del Sur, Europa y la región Asia Pacífico, el país podrá ser considerado como un balance en el plano global si aprovecha la modernización del TLCAN.

“México es el balance en donde puede el sistema multilateral evolucionar, mantenerse firme y pelear contra estos impulsos que nos quieren regresar al pasado”, dijo Baker.

Standard

Este lunes en la renegociación del TLCAN

 

 

Propiedad intelectual, PyMES y reglas de origen son algunos de los 10 temas que se prevén para las discusiones durante la cuarta jornada de negociaciones del acuerdo en la CDMX este lunes.

 

Reglas de origen, propiedad intelectual y PyMES son algunos de los 10 temas que se prevén en la agenda para la cuarta jornada de la ronda dos de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que se celebra el lunes.

Además, se esperan trabajos en las temas de mercancíasbuenas prácticas regulatoriaseconomía digitalcompras de gobiernomedidas sanitarias y fitosanitariasinversión y comercio transfronterizo en servicios.

De acuerdo con dos personas al tanto de la agenda citadas por Bloomberg, otros puntos que se tocarán son trabajo y resolución de disputas.

Durante todo el proceso se abordarán 25 mesas temáticas, las cuales son analizadas de forma escalonada.

Las reglas de origen han sido uno de los puntos que más expectativa han generado en la opinión pública pues Estados Unidos ha dicho que buscará fortalecerlas pata aumentar la competitividad.

Sin embargo, expertos y empresarios han advertido de que si se elevan, debe hacerse tras un profundo análisis ya que puede resultar contraproducente si se suben demasiado aumentando así los costos de producción.

Ello haría que las empresas opten por pagar aranceles y seguir adquiriendo componentes de otras regiones.

Además de que el sector privado ha dicho que debe garantizarse que siempre se hable de contenido regional de los tres países y no de una sola nación del bloque.

Los equipos de Estados Unidos y Canadá están buscando mejores condiciones laborales para los trabajadores mexicanos como forma de hacer subir los salarios y reducir los incentivos para que las empresas trasladen los empleos de manufactura a la economía en vías de desarrollo. El gobierno del presidente Donald Trump quiere impedir que las compañías estadounidenses se desplacen a México, donde los trabajadores ganan la cuarta parte que sus pares estadounidenses.

También se discutirán este lunes los llamados remedios comerciales y la resolución de disputas, un tema sensible para Canadá. EU quiere eliminar el mecanismo de resolución de disputas del Capítulo 19 del TLCAN. Jerry Dias, presidente del mayor sindicato del sector privado, dijo el viernes a la prensa que su grupo propuso un mínimo de 70 por ciento para las reglas de origen y que el secretario de Comercio de EU le dijo que quiere un nivel aún mayor.

México busca también agregar a un TLCAN actualizado la histórica apertura del sector de energía del presidente Enrique Peña Nieto, dijo Kenneth Smith Ramos, el principal negociador del país. Es un paso que proporcionaría una certeza legal adicional a los inversionistas privados y extranjeros.

“Trabajamos en esa dirección, analizando todos los elementos de la reforma energética que deberían incluirse para reflejar la reforma que estableció México”, declaró Ramos a la prensa el sábado en Ciudad de México.

Standard

Carstens explicó con ‘peras y manzanas’ cómo EU sí se beneficia del TLCAN

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, desmintió algunas aseveraciones en contra del libre comercio entre México y Estados Unidos.

Afirmó: “se estima que la combinación del comercio con México, junto con la Inversión Extranjera Directa mexicana en EUA, apoyan unos cinco millones de empleos americanos”.

En un reciente análisis en el que aborda las relaciones entre México y Estados Unidos en la época del TLCAN, el funcionario destaca que:

Se ha hablado mucho de los efectos negativos del comercio sobre el empleo en Estados Unidos.

Sin embargo, varios estudios apuntan hacia los procesos de automatización y la adopción de una producción menos intensiva en mano de obra como las principales causas de la disminución del empleo en las manufacturas”.

Añadió que “esta evaluación es consistente con la tendencia al alza mostrada por el gasto en robots industriales en América del Nortea lo largo de los años ”, precisa en un documento denominado US-México trade relationship in the age of NAFTA.

Carstens añade que aunque la proporción del empleo manufacturero en EUA ha estado disminuyendo desde los años setenta, la velocidad de la reducción se suavizó en los años posteriores del TLCAN.

De hecho, en los tres años posteriores a la implementación del tratado, el empleo en la industria automotriz de Estados Unidos creció un 14.1%.

Además, las percepciones salariales por hora de los trabajadores crecieron 5.6%, y Ford, Chrysler y GM invirtieron 39.1 mil millones de dólares en nuevas plantas de fabricación y equipos en Estados Unidos, mientras que sólo invirtieron 3 mil millones de dólares en México.

Reconoce que el acuerdo tiene 23 años de existencia, por lo que requiere de algunos ajustes finos para actualizarlo, “sin embargo, estos cambios no deben amenazar su esencia ni su existencia”.

 

Standard

Trump sí puede retirarse del TLCAN pero…

Aunque fue una propuesta de campaña y es una de las declaraciones más recurrentes, el poder del presidente estadounidense para salir del acuerdo es más limitado de lo que piensa.

 

Donald Trump ha reavivado su amenaza de retirar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en estos últimos días y conforme los funcionarios se preparan para reunirse en la Ciudad de México a finales de esta semana para la segunda ronda de las renegociaciones ahora en curso, surgen tres preguntas.

 

1. ¿Esto es sólo parte de su estrategia de negociación?

 

Indudablemente. Trump cree en el poder de la hipérbole. Él piensa que sube las apuestas y desestabiliza a su oponente en la mesa de negociación.

El presidente estadounidense ha sido muy abierto sobre lo que piensa hacer. Sólo hay que leer este mensaje de Twitter del domingo:
“Estamos en el proceso de renegociación con México y Canadá del TLCAN (el peor acuerdo de libre comercio de la historia). Ambos países están siendo muy difíciles. ¿Tendré que ponerle fin?”.

 

2. ¿Realmente lo cumpliría?

 

Sí. Las disposiciones del TLCAN le permiten a cualquier parte enviar una notificación de retiro a las otras partes con seis meses de antelación. Pero ése no es el final de la historia.

Mucha gente considera las reiteradas amenazas del presidente de retirar a EU del TLCAN — que comenzaron durante la campaña del año pasado — una gran fanfarronada. Especialmente después de lo ocurrido en abril, cuando la comunidad empresarial estadounidense y los miembros de su propio gabinete cabildearon frenéticamente contra un plan de retirada impulsado por el exestratega Steve Bannon y otros radicales en la Casa Blanca.

Abandonar el TLCAN tendría evidentes costos económicos y políticos. Provocaría una enorme oposición por parte de la comunidad empresarial estadounidense. También enojaría al poderoso cabildo agrícola y pondría a prueba el apoyo de los votantes de Trump en los estados agrícolas conservadores y favorables al comercio como Iowa y Kansas.

Trump tiene un enfoque distinto. Él actúa como si fuera una escalada natural en las negociaciones en lugar de una salida definitiva. Enviarles una notificación de retiro a Canadá y México activaría un período de notificación de seis meses y, según él cree, obligaría a hacer concesiones.

Entonces, ¿cuándo lo haría? ¿Y cómo responderían Canadá y México?

Las negociaciones están comenzando. EU no ha puesto todavía sus propuestas más polémicas sobre la mesa. Los funcionarios también están ya discretamente diciéndole a la comunidad empresarial que las primeras negociaciones verdaderamente sustanciales probablemente tendrán lugar durante la tercera ronda en Canadá a finales de septiembre.

Así que es poco probable que suceda pronto. Es más probable que se dé un escenario donde las conversaciones se extiendan hasta comienzos del próximo año y al no haber soluciones sobre cuestiones clave y con la cercanía de las elecciones mexicanas, Trump apriete el gatillo, iniciando la carrera hacia un enfrentamiento en el verano.

Pero los riesgos de lo anterior son enormes. Debido a las políticas de las elecciones, probablemente habría un endurecimiento de la posición mexicana. Tampoco es probable que doblegarse ante las presiones de Trump sea muy popular en Canadá.

Lo cual nos lleva a la tercera y más importante pregunta.

 

3. ¿Puede Donald Trump realmente deshacer el TLCAN?

 

La respuesta consensual sigue siendo sí. Pero también hay algunas personas muy inteligentes que argumentan que el poder real de Trump para sacar físicamente a EU del TLCAN —en lugar de simplemente enviar una carta de notificación— es más limitado de lo que piensa.

Joel Trachtman, un experto en derecho internacional de la Universidad de Tufts, es el principal defensor de la opinión de que sólo el Congreso puede realmente deshacer el TLCAN. Según la Constitución de EU, el órgano legislativo ejerce el poder sobre el comercio internacional y sólo delega la autoridad a los presidentes para negociar nuevos acuerdos comerciales. Sostuvo en un editorial reciente que no delega la autoridad para retirarse de acuerdos comerciales:

“Si el presidente, actuando por su cuenta, le pusiera fin a la participación estadounidense en el TLCAN, estaría imponiendo regulaciones sobre el comercio, sin la participación del Congreso. Esto sería una usurpación inconstitucional de las facultades concedidas al Congreso”.

Dicha medida provocaría demandas por parte de las muchas empresas que resultarían afectadas por un retiro del TLCAN, argumenta Trachtman.

El comercio, como muchas de las cosas que Trump está descubriendo en la presidencia, es complicado. Al igual que la trama que está escribiendo para el TLCAN.

Standard

Pese al tratado, Canadá invierte menos que EU

A pesar de ser socio comercial de México en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Canadá es el cuarto país inversionista de la economía mexicana, al quedar 667% por debajo de la inversión acumulada de Estados Unidos en el territorio nacional.

“En los últimos 17 años, es decir, en el proceso de la total desgravación arancelaria del TLCAN, la inversión extranjera directa (IED) acumulada proveniente de Canadá fue de 27 mil 479 millones de dólares, en tanto que la de Estados Unidos ascendió a 213 mil 534 millones de dólares”, dijo el coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (Lacen) de la UNAM, Ignacio Martínez Cortes.

 

Lo anterior permite ver cómo Estados Unidos invierte más que Canadá en México, considerando la IED acumulada de ambos países.

“Estados Unidos estuvo por arriba de la de canadiense en un orden de 677.08%. En estos años, la IED acumulada proveniente de Estados unidos fue de 46% y la de Canadá 17.6%”, explicó.

Si se realiza una correlación del capital foráneo que llega de esos dos países a la economía mexicana, se observa que ambos invierten en los sectores energético, automotriz, aeroespacial y minero.

“Ello es resultado de que el TLCAN ha permitido que las empresas de ambos países tengan mayor participación en México”, comentó el especialista de la UNAM.

De 2013 a junio de 2017, Canadá acumuló 10 mil 838 millones de dólares de inversión.

Son varios los estados del país que registran la llegada de divisas canadienses y por lo tanto, son generadores de empleo, entre ellos destacan Zacatecas, Chihuahua, Sinaloa, Ciudad de México, Guerrero, Querétaro, Estado de México, Hidalgo y Durango.

¿En qué sectores invierte Canadá en México?

Para los canadienses, las actividades preferidas para invertir en territorio mexicano en los últimos cinco años son transporte y correo, minería, construcción, servicios financieros y manufacturas, explicó la Dirección de Inversión Extranjera de la Secretaría de Economía (SE) en el documento Inversión directa de Canadá en México.

El gobierno mexicano considera que la participación canadiense es importante porque 47.6% de la IED acumulada en minería de minerales metálicos y no metálicos proviene de Canadá, mientras que 35.1% del capital foráneo acumulado en el sector energético es canadiense.

“El 38.4% de las inversiones directas de Canadá se dirigieron a la minería. El 98.4% de las inversiones canadienses a minería se concentran en minerales metálicos y no metálicos, sobre todo oro y plata”, destaca la Secretaría de Economía.

Sin embargo, si se trata de subsectores manufactureros a los que envían sus divisas, destaca la fabricación de equipo de transporte, una actividad ligada a la exportación mexicana, a la cual se destinaron 467 millones de dólares de 2013 a la fecha.

También llama la atención la fabricación de maquinaria y equipo, al sumar divisas por 118 millones de dólares; equipo de computación, con 24.8 millones de dólares, además de la industria química y aparatos eléctricos, que en conjunto recibieron 49 millones de dólares.

En el sector servicios, los segmentos favoritos son las instituciones de intermediación crediticia, alojamiento temporal, servicios inmobiliarios, profesionales y transporte aéreo, en las cuales se invirtieron 125 millones de dólares en los últimos cinco años.

1 7 8 9 10